CONTESTANIA IBÉRICA  
     
 

Cerro de los Santos (Montealegre del Castillo)

Periodo.

Ibérico pleno y reciente. Romano (s IV aC-IV dC).

Situación.

Lo que queda del yacimiento está situado cercano a la carretera entre Yecla y Montealegre del Castillo (Albacete), CM3209. El lugar esta señalado con un obelisco conmemorativo erigido en 1929.

Historia de los descubrimientos.

En 1830 se produjo la tala del bosque que cubría el Cerro, y la erosión consiguiente determinó el que hicieran su aparición los primeros restos. En 1860 se produce la visita del lugar por JD Aguado y Alarcón, y se realizan los primeros hallazgos oficiales.

Las rebuscas realizadas en esos años determinaron la pérdida de importante información. En esa época empezaron las "excavaciones" de V. Juan y Amat, conocido como el "Relojero de Yecla", y que dieron origen a uno de los episodios mas negros de la arqueología española. Este personaje se dedicó a adquirir objetos procedentes del Cerro que estaban en manos de vecinos de la zona y a extraer restos escultóricos del yacimiento. Estas piezas, algunas de dudosa procedencia e incluso modificadas con falsos símbolos y signos, fueron vendidas al MAN. Entre éstas se encontrarían esculturas auténticas, algunas modificadas para aumentar su valor, y obras totalmente falsas, de factura egiptizante, realizadas por artesanos falsificadores y que llegaron a hacer creer a algunos ingenuos que estaban ante un arte hispano-egipcio.

Ver imágenes de escultura del Cerro de los Santos.

Posteriormente, los trabajos en el Cerro fueron dirigidos por el Padre C. Lasalde, de los PP Escolapios de Yecla (Yecla y el padre Lasalde, Fernando López Azorin). En 1875 se excavó la planta del templo bajo la dirección de Savirón, que levantó una planimetría del lugar y una planta del templo, que es la única que se conserva. En 1891 Engel, enviado por el Ministerio de Instrucción Publica de Francia para valorar la autenticidad de las esculturas, realizó algunas excavaciones identificando restos escultóricos muy deteriorados, y que permitió reconocer como auténticas la mayoría de las esculturas descubiertas hasta entonces.

En 1914 Zuazo y Palacios realizó nuevas excavaciones, y en 1929 erigió el obelisco.

Planta del Santuario según Savirón, 1875.

 

En 1960 se realizaron nuevas excavaciones, cuando se pensaba que el yacimiento era totalmente estéril, con el sorprendente descubrimiento de nuevos restos escultóricos, como la gran estatua 28, una mitad inferior de estatua masculina y otros fragmentos, actualmente depositados en el Museo de Albacete.

Estas excavaciones, dirigidas por Fernández de Avilés, que fue director del Museo Arqueológico de Murcia y Conservador del Museo Arqueológico Nacional, fueron las primeras realizadas con criterios científicos. De las dos campañas realizadas solo se publicaron resultados de la primera.

Las excavaciones proporcionaron un marco cronológico a las esculturas, con unos límites que oscilan entre el s IV aC y el IV dC. Teresa Chapa realizo a partir de 1977 tres nuevas campañas, revisando zonas anteriormente excavadas. Se recuperaron escasos restos escultóricos, así como abundante cerámica y piezas metálicas.

 

Descubrimiento de restos de esculturas en la excavación de 1960

 

Cronología.

En relación con la cronología del lugar se han producido todo tipo de hipótesis basadas principalmente en aspectos estilísticos de las esculturas. El estudio de los materiales, con una valoración más arqueológica de los hallazgos, ha permitido establecer una cronología que comenzaría en el siglo IV aC, con la aparición de las primeras esculturas con cerámicas ibéricas y griegas de importación.

Posteriormente en este lugar de culto se levantaría un templo de estructura latina. El lugar de culto permanecería en uso hasta su destrucción, posiblemente en época tardo romana.

Además de cerámicas grises y de tipo ibérico se han identificado otros materiales como fusaiolas, pondera, fíbulas, vasos calados, ánforas ibéricas y romanas, cerámicas campanienses, sigillata, monedas romanas, grapas de metal, así como numerosos ladrillos romboidales, presumiblemente procedentes de uno de los últimos pavimentos del lugar.

Gran parte de estos materiales pueden ser examinados en el Museo Arqueológico de Albacete, como la cabeza masculina con pendiente, el torso de estatua masculina con manto, aunque algunas piezas permanecen en el museo del Louvre, como la cabeza femenina con trenzas enrolladas y algunas cabezas masculinas. Alguna de estas piezas inspiraron a artistas como Picasso. Una de las cabezas masculinas depositadas en el Louvre fue robada e 1907 por Géry Piéret y devuelta por Apolinaire y Picasso en 1911.

Las esculturas más destacadas, como la dama oferente del Cerro de los Santos (véase detalle), pareja de oferentes, pequeña damita con rasgos que recuerdan vagamente a la Dama de Elche y algunas cabezas de exvotos masculinos, se encuentran depositadas en el MAN y en el Museo de Albacete.

 

Capitel jónico, dibujo de Aguado Alarcón (desaparecido)

Visita.

El que espere encontrar restos arquitectónicos puede ahorrarse la visita. En contraste con los abundantes materiales obtenidos en el lugar (lo más destacado, alrededor de 400 esculturas), y que constituyen uno de los mayores atractivos del Museo Arqueológico Nacional, como la Dama Oferente o la Pareja oferente, en el lugar no queda prácticamente nada y lo más destacado como referencia es un obelisco conmemorativo. Sin embargo, la importancia histórica de este yacimiento, la soledad del lugar y la magia derivada de un profundo silencio, hacen que la visita no se considere, ni mucho menos, tiempo perdido.

El yacimiento corresponde a un Santuario Ibérico que estaría situado en el trayecto de la vía Heraclea (camino de Aníbal) en territorio Bastetano, vecino a la Contestania.

En la actualidad, los vestigios del templo, cuya planta era reconocible a finales del XIX, han desaparecido por completo, quedando únicamente dibujos de algunos restos (como del capitel jónico). Quedan, únicamente, restos de catas de excavaciones recientes, con algunos restos de muros, y no es posible identificar ningún tipo de estructura digna de mención. Los fragmentos de cerámica están diseminados especialmente en la porción norte del cerro. Hacia el sur destaca el monte Arabí.

Relieve de équido. Cerro de los Santos (MAN)

 

 

Restos de Dama oferente. Museo Arqueológico de Murcia

Referencias

Fernández de Avilés, A. Cerro de los Santos. Montealegre del Castillo (Albacete) (Primera campaña: 1962). EAE, Madrid 1966.

Noguera JM. El Cerro de los Santos. En "Los iberos, príncipes de occidente". Fundación "La Caixa", 1998.

Ruiz Bremón M. Los exvotos del Santuario Ibérico del Cerro de los Santos. Instituto de Estudios Albacetenses. Albacete, 1989

Sánchez Gómez, ML. El Cerro de los Santos (Montealegre del Castillo, Albacete). Nuevas aportaciones arqueológicas. Instituto de Estudios Albacetenses. Albacete, 2002.

Monolito

Vista del cerro desde el sur, con el obelisco.

 

Visitas cercanas

Llano de la Consolación

Amarejo (Bonete)

Museo de Albacete

 

 

 

 

 

 


 
 
 

 

Cerro Santos

Vista aéres del Cerro de los Santos (Google Earth, clikear)

 

Cerro de los Santos. Obelisco conmemorativo.

 

Dama oferente del Cerro de los Santos (MAN, Madrid)

 

Dama oferente del Cerro de los Santos . Detalle del vaso y de las manos de la oferente (MAN, Madrid)

 

 

Cabeza de Dama. Cerro de los Santos. MAN, Madrid.

 

 

Torso procedente de la excavación de Fernández de Avilés. Museo de Albacete

 

Cabeza con casco. Cerro de los Santos. Museo Arqueológico de Murcia

 

Dama sedente. MAN de Madrid.