CONTESTANIA IBÉRICA  
     

Armamento ibérico

El armamento ibérico es bien conocido gracias a los depósitos en las necrópolis y a las detalladas representaciones de la estatuaria y de la cerámica. Para entender las carácterísticas del armamento utilizado por los iberos, y en especial, los pertenecientes al área bastetano-contestana hay que tener en cuenta el amplio periodo de desarrollo de esta cultura que abarca más de cinco siglos.

Tras un periodo formativo (s. VII-VI ane.), influido por el hierro-I y el orientalizante tartésico, aparece una panoplia de tipo aristocrático (VI-V ane.), represantada en los conjuntos escultóricos de Porcuna (Obulco, Jaén) y Elche (Alcudia), así como en algunas necrópolis como el Molar (Alicante) y los Villares (Albacete).

Entre las armas utilizadas destacan las falcatas, los puñales cortos y las lanzas largas de hierro de más de 2 m (soliferreum). Como armas defensivas se utilizaban escudos circulares de unos 60 cm de diámetro (caetra),elaborados de madera, cuero, con manillas y umbos metálicos, en ocasiones ricamente decorados (ver ejemplo procedente de la necrópolis de Cabezo Lucero, s V aC, MARQ), que trasportaban colgados, tal como aparece representado en el guerrero del ya mencionado conjunto escultórico de Obulco (Cerrillo Blanco), actualmente en el Museo Provincial de Jaén. También utilizaban corazas protectoras de malla metálica o cuero, como el kardiophylax, de probable origen oriental, ya representado en los bajorrelieves de Nínive (645 aC)( Museo Británico). Otros complementos defensivos serían los cascos de cuero y las grebas (Alcudia, Elche) de metal (necrópolis de Cabezo Lucero, MARQ), también representadas en los relieves de Osuna (MAN). En los siglos IV-III a.C. se generaliza este armamento, que aparece de forma masiva (hasta en más del 50 % de las tumbas) en necrópolis como Cabezo Lucero, Cigarralejo o Coimbra de Barranco Ancho.

La incineración del cadáver junto con el armamento hace que se pierdan las partes orgánicas del mismo (cuero, madera), por lo que en las tumbas parecen sólo los componentes de metal (falcatas, soliferreum, pilum, manillas de caetras), junto a los ajuares cerámicos. En una última fase (III-I a.C.) aparecen influencias externas de cartagineses y romanos, con utilización de escudos ovales como los representados en los relieves de Osuna a en la cerámica de Liria, así como cascos de bronce.)

El armamento ibérico es de producción propia, lo que implica la existencia de centros productores, con capacidad de trabajar el hierro, creando armas de alta calidad, aplicando diseños bien definidos y decoraciones damasquinadas de lujo (falcata de la necrópolis de la Serreta, Alcoi), posiblemente elaboradas por artesanos itinerantes.

La falcata, un arma altamente representativa de la cultura ibérica del área bastetano-contestana, es un tipo de espada corta, inspirada en la Machaira, que sería introducida por las costas de la Contestania procedente seguramente de la península itálica en el siglo VI ane., con un periodo de florecimiento en torno al s. IV ane.. Desde el sureste se extendería al resto de la península, persistiendo su utilización hasta la romanización. Las empuñaduras presentan formas características, con cabezas de caballo y de ave. La hoja tiene una longitud media en torno a los 50-60 cm, con un filo principal y un corto filo dorsal. El armamento sería financiado por los propios guerreros (Guerrero del Santuario heróico de "El Pajarillo", s. IV aC, Huelma, Jaén) e inutilizado en las tumbas de incineración (ajuar funerario de necrópolis de incineración, Barranco Ancho, Jumilla, Murcia).

Parece que los guerreros, inicialmente, no tendrían una dedicación profesionalizada y serían los hombres dedicados a la producción agrícola o artesanal los responsables de la defensa dirigidos por una minoría aristocrática. La presencia de bocados en un escaso número de tumbas, a menudo con ricos ajuares, sugiere que la caballería seria un elemento accesorio, limitado a las clases sociales más altas.

 

Guerrero a caballo. Exvoto de Collado de los Jardines. MAN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 
 
 

 

Armas ibéricas procedentes de la Necrópolis de Cabezo Lucero. MARQ, Alicante.

Falcata ibérica. Cabezo Lucero. MARQ, Alicante

Guerrero con falcata procedente de la Alcuda (Elche). MAN, Madrid

 

Guerrero con falcata de Osuna. MAN, Madrid.

 

Exvoto ibérico procedente del Cabecico del Tesoro, de Verdolay. Museo Arqueológico de Cataluña